Otorrinolaringologi­a 2.0

La pérdida de la audición

el oído

La audición es proceso complejo mediante el cual una onda sonora es transformada en una sensación auditiva en nuestro cerebro.

El oído tiene tres partes, el oído externo compuesto por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo, el oído medio con el tímpano y la cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo) y el oído interno con la cóclea o caracol, el nervio auditivo y las vías y núcleos cerebrales que participan en la función auditiva.

images-5

El sonido que es una onda de presión, entra por el conducto auditivo externo, llega la membrana timpánica haciéndola vibrar, este movimiento se transmite por la cadena de huesecillos a la cóclea. En el interior de la cóclea se produce una estimulación de las células ciliadas del órgano de Corti que transforman la señal mecánica en un estímulo neurológico que viaja por el nervio auditivo hasta la corteza cerebral donde la sensación auditiva se hace consciente.

Cuando aparece una pérdida de audición dependiendo que parte del oído se afecte las clasificamos en hipoacusia de  conducción, se afecta el oído externo o el oído medio y el sonido no se transmite de forma adecuada, o hipoacusia de percepción, está alterado el oído interno, el sonido llega pero la enfermedad evita que se convierta en una señal nerviosa o que ésta se transmita al cerebro.

 

Hipoacusias de conducción

Pueden deberse a obstrucción el conducto auditivo esterno por infecciones o tapones de cera. A infecciones del oído medio o retención de secreciones mucosas, otitis medias agudas, crónica o seromucosas. Secuelas de infecciones o traumatismos como perforaciones timpánicas o lesiones de los huesecillos. También hay una enfermedad hereditaria denominada otosclerosis,  en la que se fija el estribo produciendo una pérdidas de audición.

Este tipo de sorderas pueden tratarse médicamente con antibióticos o antiinflamatorios, la cirugía puede llegar a solucionar gran parte de estos problemas.

Hipoacusias de percepción

Pueden tener múltiples causas entre ellas la degeneración de las células del oído interno por la edad, presbiacusia, por la exposición a ruidos intensos, trauma acústico, por algunos medicamentos, ototoxicidad, o de forma hereditaria, hipoacusia familiar. En otras ocasiones pueden deberse a enfermedades del oído interno como el Síndrome de Meniére, que cursa con pérdida de audición, crisis de vértigo y ruidos en los oídos, acúfenos.  El oído interno también puede afectarse por traumatismos, infecciones víricas, enfermedades inmunológicas o tumores.

Este tipo de sorderas pocas veces responde a tratamiento médico, puediendo usarse antiinflamatorios en las fases iniciales.

En las sorderas de percepción aparece una disminución de la inteligibilidad del lenguaje, el paciente oye pero no entiende, y una sensibilidad aumentada a los ruidos intensos que le resultan molestos, por lo que a este tipo de enfermos hay que hablarles de forma clara pero no subir excesivamente la intensidad de la voz.

Aunque la mayoría de las hipoacusias de percepción no tiene tratamiento, el paciente puede ser rehabilitado usando audífono, que si están bien adaptados a la pérdida de ese oído en particular, pueden llegar a ser de gran utilidad. Otras opciones son la colocación de implantes cocleares que estimulan eléctricamente a las células del órgano de Corti.

 

EL OÍDO Y LA AUDICIÓN

FACTORES QUE  AFECTAN LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN

 

ENLACES DE INTERÉS

Viaje al mundo de la audición
 
 Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial
American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery
Asociación dePadres y Amigos de los Sordos
Federación Española de Familias de Personas Sordas
 

 

 

Comments are closed.

Dr. Marquez Dorsch. Especialista en otorrinolaringología